Blog

 

El Proyecto para la Prosperidad en Centroamérica reúne a líderes experimentados centroamericanos con las generaciones emergentes de líderes para una serie de discusiones centradas en los esfuerzos que la región ha realizado durante las últimas dos décadas, particularmente en el contexto del Tratado de Libre Comercio de América Central y República Dominicana (DR-CAFTA), para encontrar un camino hacia el crecimiento económico sostenido.

La sesión inicial en Dallas se centró en revisar los esfuerzos de reforma anteriores en un contexto global, con un enfoque en la perspectiva de los EE. UU.

Mientras los participantes trabajaron para encontrar soluciones, tuvieron la oportunidad de escuchar al presidente George W. Bush para discutir los esfuerzos de su administración para transformar la política de asistencia exterior de los Estados Unidos en una que se enfoque en abrir oportunidades en lugar de promover la dependencia.

El grupo también tuvo la oportunidad de escuchar a actores clave como Luis Alberto Moreno, Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, el Embajador Thomas Shannon, Exsubsecretario para el Departamento de Estado, y Robert Zoellick, exrepresentante comercial de Estados Unidos y expresidente del Banco Mundial. Al concluir el ciclo del grupo de trabajo, el Instituto Bush emitirá un documento de recomendación que alienta a los gobiernos, sectores privados y sociedad civil del Triángulo Norte a continuar con las reformas necesarias.

El grupo se reunirá nuevamente a principios de 2019 en Washington, DC para diseñar una estrategia y una agenda para el futuro.

 

“Una de las características de nuestra administración fue que reconocimos que la prosperidad de nuestro vecindario tenía importancia para nuestra propia prosperidad. Cuando nuestros vecinos florecieron económicamente, Estados Unidos floreció económicamente. ¿Cómo mantenemos vivo ese espíritu durante un período en el que los EE. UU. Parecen estar a la deriva hacia el aislacionismo y el proteccionismo?” Presidente George W. Bush, 7 de septiembre de 2018

La semana pasada tuve la oportunidad de participar en un programa que está impulsando el Instituto George W. Bush para los países del Triángulo Norte de Centroamérica, en donde 29 personas de diferentes sectores compartimos la visión sobre cada uno de nuestros países para los próximos 20 años.

En América Latina nos cuesta planificar a tan largo plazo, con tanta inestabilidad política y social, mientras líderes en Asia ya están construyendo visiones de país a 40 años. Por ello, quisiera compartir mi visión sobre Guatemala para el año 2038, animándole a que usted también trate de plasmar la suya. Seguramente tendremos muchas cosas en común. Si es así, podría ser más fácil empezar a trazarnos, cuáles son los principales cuellos de botella para lograrlo y qué mecanismos tenemos a nuestro alcance para resolverlos.

Mi cuenta de Twitter siempre está abierta si desea compartir su visión conmigo, bienvenida, creo firmemente que es solo cuando plasmamos nuestras ideas y estamos dispuestos a compartirlas, en esa medida tenemos mayor claridad de lo que tenemos que hacer para lograrlo.

Para el año 2038, nuestra población será de 22.2 millones de personas y el 70% de ellas vivirá en ciudades. La desnutrición crónica, que era uno de los problemas más complejos en el país, se ha reducido al 18% y el 32% de la población vive por debajo de la línea de pobreza de 4 dólares por día. La inseguridad ya no es un problema ya que Guatemala se ha vuelto más seguro, la tasa de homicidios se ha reducido a 8 homicidios por cada 100,000 personas, y el sistema de justicia penal ha mejorado su eficiencia para cubrir todas las principales ciudades del país.

 

La economía de Guatemala ha pasado de productos agrícolas básicos a las manufacturas y los servicios. Las principales exportaciones del país son ahora circuitos integrados electrónicos, productos químicos y maquinaria —especialmente aparatos ortopédicos—. La energía limpia también es una exportación importante, ya que Guatemala se convirtió en el principal proveedor de la red eléctrica para el resto de los países de Centroamérica. El principal sector económico del país es el turismo, cada año recibimos 4.5 millones de turistas, gracias al esfuerzo de mejorar la infraestructura del país.

Ahora somos una economía interconectada gracias a la implementación de la Ley General de Infraestructura Vial y los proyectos consensuados a través de alianzas público-privadas, con 38 mil kilómetros de carreteras pavimentadas y autopistas, cinco aeropuertos nacionales, de los cuales tres tienen vuelos internacionales, que conectan el país con el resto del mundo y cinco puertos eficientes tanto en el Atlántico como en el Pacífico. Todavía tenemos desafíos, los años de escolaridad promedio han mejorado a nueve años y el gasto gubernamental en educación es ahora 4% del PIB, con una tasa bruta de matriculación de primaria y básicos en 100% y educación diversificado de 50%.

Los sistemas de recolección y distribución de agua y saneamiento en el área metropolitana y en las ciudades intermedias, han mejorado a medida que las políticas públicas se enfocaron en la aplicación de la Ley de Aguas. El país se ha posicionado como un centro logístico clave, conectando la región y mejorando la capacidad de exportación hacia los EE. UU.

La Agenda Urbana como esfuerzo articulador de la Política Nacional de Competitividad está fomentando el crecimiento económico a 6% anual, a medida que el país ha fortalecido sus instituciones y reducido la corrupción.

@jczapata_s

 

Hace dos semanas el Banco Mundial publicó el informe sobre el índice de desempeño logístico 2018. Sin duda, países que claramente son una competencia importante en el sector de manufactura ligera, como Vietnam, con un PIB per cápita menor que el de Guatemala, van en el camino correcto a la prosperidad. Vietnam mejoró 25 posiciones en el indicador, estableciéndose en la posición 39, de 160 países.

El índice de desempeño logístico evalúa la forma en que la eficiencia en las cadenas de suministro permite que las empresas puedan conectarse con los mercados y mejorar el tiempo y costo de la entrega de sus productos. Nada puede reducir la pobreza de un país de manera más rápida que el tener la capacidad de que pequeños y medianos productores, puedan acceder a mayores mercados, gracias a la eficiencia de los actores involucrados.

Sin ir muy lejos, su teléfono celular tiene componentes que lo conforman, con piezas que van de un país a otro para su fabricación, la cámara puede ser de Japón, la memoria de Corea, minerales de Estados Unidos, gran parte de la estructura es de China y se distribuye en mercados de todo el mundo, con plataformas de logísticas y servicios que están globalmente integrados.

Allí radica la importancia de la evaluación y por qué es clave comprender que necesitamos tomar las mejores prácticas, para seguir avanzando hacia una mayor prosperidad compartida. Los cinco países mejor evaluados en el índice de desempeño logístico 2018 son: Alemania, Suecia, Bélgica, Austria y Japón. En el caso de América Latina sobresalen: Chile (34), Panamá (38), México (51), Colombia (58) y Argentina (61).

PUBLICIDAD

Guatemala ha caído a la posición 125 de los 160 países analizados, hemos perdido 51 posiciones desde la evaluación del año 2012. En América Latina, solo estamos mejor que Bolivia y Venezuela. Nuestro inoperante modelo para construir infraestructura vial, portuaria y aeroportuaria, así como la corrupción de gobiernos anteriores que destruyeron la gestión aduanera y la poca capacidad institucional en definir mayor certeza jurídica hacia la calidad de los sistemas logísticos y de transporte de carga internacional, han hecho que sigamos cayendo en la evaluación.

La lucha contra la corrupción debe continuar, generando herramientas legales que garanticen mayor certeza jurídica hacia la inversión en infraestructura y que generen los consensos necesarios para priorizar una agenda económica basada en la eficiencia logística, bajo estrictos principios éticos que fomenten una mayor cultura de legalidad de todos los actores involucrados. Esto permitirá que pequeños productores agrícolas, así como medianas empresas de manufactura y de servicios, puedan acceder a mercados que paguen mayor valor.

El informe del índice de desempeño logístico debe servir como una guía a quienes están postulándose para el siguiente proceso electoral, para presentar propuestas de solución que ayuden a mejorar la eficiencia del proceso de despacho de aduanas y fronteras, permitir mejor calidad de la infraestructura relacionada con el comercio y el transporte y políticas que permitan facilitar la organización de envíos internacionales a precios competitivos.

La Superintendencia de Administración Tributaria debe comprender que, para garantizar un mejor servicio de despacho aduanero, se requiere del trabajo coordinado con otras instituciones, por lo que es importante generar un flujograma que analice los cuellos de botella y posibles soluciones, hacia mejorar el desempeño logístico en el país.

@jczapata_s


 


FUNDESA

10 Calle 3-17 Zona 10
Edificio Aseguradora General Nivel 5, Ala Sur.
Teléfono: +502 2331-5133
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 


FUNDESA es una entidad privada no lucrativa, conformada por empresarios a título personal. trabaja para contribuir al desarrollo integral, sostenible y democrático en una economía de mercado y en un estado de derecho, mediante la consolidación de una organización independiente y representativa que tenga un enfoque propositivo, responsable y a largo plazo sobre los temas clave para el desarrollo de los guatemaltecos.