Blog
  
A principios de los noventa me encontraba estudiando en el colegio. Fue una época muy especial que recuerdo con mucho cariño y que, sin lugar a dudas, marcó mi vida para siempre. Hubo algo en particular que sucedió durante esos días que definió gran parte de lo que hago y de lo que creo.

Estaba yo cursando 4to. bachillerato cuando a mi padre, Sergio Paiz Andrade, se le ocurrió una idea. Él quería que el colegio tuviera computadoras y que los estudiantes las utilizáramos para aprender. En aquella época las computadoras eran una gran novedad y un tanto costosas. Lo común era verlas en las revistas o en la televisión, así que muchos lo tacharon de “loco”. ¿Cómo así que una computadora puede mejorar la manera en que aprenden los niños? Pero, a pesar de eso, mi padre logró que se creara el programa “Americano 2000”, generando el compromiso de colocar una computadora por aula para el año 2000.

A raíz del fallecimiento de mi padre en el 2001, a mi madre y mis hermanos, se nos ocurrió escalar a nivel nacional esa idea loca que él tuvo una década atrás. Así que creamos la Fundación Sergio Paiz Andrade, Funsepa, en su honor. Al igual que a mi padre, nos tacharon de locos por querer transformar la educación de Guatemala a través de la tecnología. Catorce años después, hemos beneficiado a 517 mil 530 niños en 1,440 escuelas de toda la República, al haber entregado 23 mil 363 computadoras. Además, hemos trabajado conjuntamente para capacitar a 82 mil 113 maestros en el uso de la tecnología como herramienta pedagógica. Permítanme repetir. Es muy fácil escribir 80 mil en un papel, pero esta cifra equivale a uno de cada dos maestros del sector público de nuestro país.

Así que, cómo verán, cosas buenas surgen cuando se trabaja duro, se es perseverante y, sobre todo, cuando uno se atreve a soñar en grande. Esas mismas características las tienen los Héroes de la Educación (HDE) de Funsepa. El programa de HDE de Funsepa surgió en 2014. Con él buscamos identificar a jóvenes quienes, dentro de su propio ámbito, buscan generar un impacto positivo en Guatemala y quienes, comparten con fervor la misión de la fundación por mejorar la calidad educativa del país.

Este 2018 se unen al equipo de HDE la cineasta Melanie Aitkenhead, cuyo nombre ya suena en Hollywood, y el actor Arturo Castro, quien ha conquistado a la audiencia de Estados Unidos por su gran carisma. Ambos artistas nacieron en Guatemala y se armaron de valor para ir en búsqueda de su sueño a Estados Unidos. Para ellos esta travesía no ha sido fácil pero el trabajo duro vale la pena. Les cuento un poco sobre sus hazañas.

Melanie se mudó a Estados Unidos para seguir su pasión por el séptimo arte. Decidió estudiar una Licenciatura en Publicidad en Dallas, Texas. Al finalizarla se mudó a Los Ángeles para perseguir su sueño. Allí logró trabajar en varias producciones, mientras estudiaba actuación. Luego de finalizar una maestría enfocada en cine y producción de televisión, dirigió una película producida por el reconocido actor, James Franco.

Por su parte, Arturo se mudó a Nueva York muy joven. En 2005, logró ingresar a la American Academy of Dramatic Arts (Academia Americana de Arte Dramático) en Nueva York y, desde entonces, no ha parado. En 2014 se incorporó al elenco de la serie televisiva, Broad City, la cual ha sido nominada como mejor serie de comedia en varias ocasiones. En 2015 estrenó su propio show, Alternativa, en el canal Comedy Central y el año pasado debutó en la tercera temporada del show de Netflix, Narcos. Para este año tiene varios proyectos en reconocidas cadenas televisivas como HBO y CBS.

Melanie y Arturo sueñan en grande. Por eso mismo hay una gran compatibilidad con la mentalidad de Funsepa. Además, son artistas innovadores que se atreven a hacer las cosas diferente, prueba de ello fue su presentación como héroes hace un par de semanas, en la que descendieron al público desde un 4to. nivel en rápel. Estoy convencido que aprenderemos muchísimo de ellos, su perseverancia y su calidad de trabajo. Les agradezco, tanto a ellos como a las anteriores generaciones de héroes, por acompañarnos y por ser actores propositivos en esta causa por transformar la educación de nuestro país. Gracias por compartir el sueño de tener una Guatemala más y mejor educada. Como solía decir mi abuelo, “si lo podemos soñar, lo podemos lograr”.

Estén pendientes de los HDE con el #HDE.

www.salvadorpaiz.com

  
Un buen momento para la reflexión sobre los logros y retos pendientes.
Esta semana se cumplen dos años de gobierno del presidente Jimmy Morales. Es un buen momento para resaltar algunos de los logros más importantes y los retos pendientes.

 

Sin duda, pensar en aciertos de una Presidencia es complejo, puesto que los Ministerios son en primera instancia los entes que ejecutan la política pública y las directrices que se establecen desde el Ejecutivo. Uno de los principales logros corresponde a la cartera de Gobernación, en la cual se ha continuado reduciendo la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes, que se encontraba en 30 homicidios cuando empezó el gobierno y ahora está en 26. El Ministerio de Finanzas, que ratificó la Convención Multilateral sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal ante la OCDE, sacando a Guatemala de la lista negra, así como un esfuerzo importante para
readecuar las finanzas del Estado.

Otra cartera que ha mostrado resultados importantes ha sido la del Ministerio de Educación, en la cual se ha continuado implementando la reforma educativa que ha permitido establecer mejoras importantes en el sistema hacia la comprensión lectora y el inicio de un programa para mejorar la enseñanza de matemática y la tecnificación de las escuelas y un aumento en el cumplimiento de los días de clase. El Ministerio de Salud, que en materia de hospitales ha logrado establecer controles de inventarios, ha generado ahorros sustanciales y un aumento de los insumos médicos, además de un cambio importante en nuevos contratos abiertos, que permitirán mayor transparencia.

Ahora bien, los retos más importantes están en materia de creación de empleos, políticas que establezcan mayor certeza jurídica, impulsar junto con el Congreso una propuesta que regule el proceso de consulta según el Convenio 169 de la OIT, así como un esfuerzo para posicionar al país para aumentar la inversión extranjera directa.

El Ministerio de Economía, junto al Programa Nacional de Competitividad, deben aprovechar este inicio de año para lanzar la Política Nacional de Competitividad y liderar una agenda clara de acciones que articulen la Agenda Urbana y el posicionamiento estratégico del país. Un trabajo más directo con los alcaldes permitiría que se desarrollen espacios públicos que promuevan mayor inclusión y una coordinación hacia la planificación y el ordenamiento territorial, apoyando directamente a los sectores productivos de cada municipio.

Así mismo, es un momento propicio para proponer un cambio al modelo de inversión en infraestructura y aprovechar la Cumbre Iberoamericana, para mostrar un país que está listo para atraer más inversión.

@jczapata_s

  
Esta semana inauguramos un nuevo ciclo escolar, lleno de retos y sueños por alcanzar. Oficialmente, el pasado lunes, iniciaron las clases de 2018 para millones de niños y jóvenes de nuestro país. Pero tal bienvenida fue opacada por la supuesta eliminación de las materias de música y artes plásticas del pénsum nacional.

La controversia se originó tras la publicación del Acuerdo Ministerial 3853-2017. Este hace oficial el cambio de número de cursos en el pénsum de estudios del ciclo básico, los cuales pasaron de ser de 15 a 10. Por ello las materias de música y artes plásticas se transformaron a una sola, “Educación y expresión artística”. Muchos pegaron el grito en el cielo y cuestionaron las acciones del Mineduc. Pero hoy les traigo buenas noticias: esta medida no necesariamente es mala.

Según la información que compartió el Mineduc, la finalidad de acortar el número de materias es tener un mejor aprovechamiento del tiempo y una mejor priorización del contenido, para así facilitar la enseñanza y el aprendizaje. Esto no quiere decir que el Ministerio esté subestimando a la música y las artes plásticas ni minimizando los efectos tan positivos que estas tienen en la educación de nuestros jóvenes. Entonces, ¿por qué englobar estos contenidos en una sola materia?

En el mundo existen miles de metodologías educativas, cuyo fin es lograr un aprendizaje real en los alumnos. Una muy antigua y muy conocida es la Dialéctica, la cual se le atribuye al filósofo griego, Sócrates. Con ella Sócrates logró que sus discípulos aprendieran a través de conversaciones profundas y el pensamiento crítico. Siglos después, María Montessori demostró que la mejor manera de aprender no era escuchando, sino que la propia experiencia y creó un método con el fin de desarrollar al máximo las capacidades de un niño. Jean Piaget es otro educador que sostenía que las propias experiencias (y la manera en que reaccionamos ante ellas) son parte fundamental de nuestro aprendizaje. Así que, ¿qué mejor manera de aprender que enfrentar la vida real? Justamente de eso se trata la tendencia mundial de reconocido impacto, Aprendizaje por Proyecto (APP), mejor conocida por su nombre en inglés Project Based Learning.

La reciente reforma curricular aspira a la integración de materias y al aprendizaje basado en proyectos de la tendencia del APP. En esta los estudiantes lidian con un problema de la vida real y trabajan un proyecto para resolverlo. Esto les da la oportunidad de enfrentar el mundo tal y como es, tener un aprendizaje real y aplicarlo. De esta manera, los estudiantes documentan los avances de su proyecto, los resultados y cómo este afectó a su comunidad. Sin duda el rol de los maestros es fundamental para que el APP sea exitoso. En ese sentido, es de vital importancia que el Mineduc no solo logre dotar a los docentes de los conocimientos necesarios para poder implementar exitosamente esta metodología, sino que también les dé el seguimiento correspondiente para monitorear avances y cosas por mejorar.

Así que, este 2018, padres de familia y todos los miembros de la comunidad educativa, tenemos mucho por hacer. En primer lugar, debemos apoyar a nuestros maestros para atender retos específicos en nuestras escuelas y velar porque el tiempo en el aula produzca un verdadero aprendizaje. Pero además, debemos estar pendientes de que se cumpla el calendario escolar oficial, para que así nuestros niños y jóvenes reciban un mínimo de 180 días de clases efectivos.

Parte de lo que dificultaba el cumplimiento de los 180 días de clase era que el ciclo escolar se retrasaba por distintas razones. Este año arrancamos en la segunda semana de enero, lo cual es primera vez que pasa en dos décadas. Sin embargo, es un trago agridulce, ya que el anuncio de inicio de clases se hizo hasta finales de diciembre, ya muy tarde para afinar detalles importantes como el tema del financiamiento de la refacción escolar, entre otros. Seguramente estas pequeñas mejoras se pueden implementar en los próximos años y no deben demeritar lo positivo que es arrancar en el primer tercio del mes de enero.

El sistema de monitoreo de días de clases de ExE y Mejoremos Guate es una herramienta en la que nos podemos apoyar para darle el debido seguimiento a esta variable. Pero la plataforma no se alimentará sola, se necesita la colaboración de todos ustedes para que este esfuerzo no sea en vano. Pueden reportar una escuela como abierta o cerrada al 1558 o al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Nuestros niños se merecen una educación de calidad, ¿vamos a hacer nuestra parte para poder brindársela?

 

www.salvadorpaiz.com


FUNDESA

10 Calle 3-17 Zona 10
Edificio Aseguradora General Nivel 5, Ala Sur.
Teléfono: +502 2331-5133
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 


FUNDESA es una entidad privada no lucrativa, conformada por empresarios a título personal. trabaja para contribuir al desarrollo integral, sostenible y democrático en una economía de mercado y en un estado de derecho, mediante la consolidación de una organización independiente y representativa que tenga un enfoque propositivo, responsable y a largo plazo sobre los temas clave para el desarrollo de los guatemaltecos.