Blog

 

Para todos los que por cuestiones de trabajo tenemos que viajar a los departamentos de la provincia del país, no es nada sorprendente ver las pésimas condiciones de nuestra infraestructura vial. Durante los últimos cinco años no se ha logrado construir ningún kilómetro adicional de carretera y nuestra red vial desde 1985 al año 2013 creció en promedio 200 kilómetros por año. Debido a ese nivel de ineficiencia, nuestro país hoy tiene 1 metro de red vial pavimentada y de terracería por habitante, cuando países como Costa Rica tienen 8.7, Nicaragua 3.9 y El Salvador 2.3. Si esto lo comparamos con países más desarrollados, Estados Unidos tiene 20.5 metros de infraestructura vial por habitante, Brasil 7.9 y México 4.1.

Incluso si comparamos la red vial que tenemos por los metros de carretera por superficie de cada país, encontramos que Guatemala está en la cola de Centroamérica. Costa Rica tiene 830.3 metros de red vial por kilómetro de superficie, El Salvador 719.5, Nicaragua 185.14 y Guatemala 151.14. Y si hablamos de la calidad de la infraestructura, pues basta ver las redes sociales en las que las fotografías demuestran que el mecanismo bajo el cual se invierte infraestructura vial ha colapsado.

Los vaivenes políticos hacen que se cambie ministros y con ellos viceministros, asesores y equipos técnicos de los diferentes departamentos y dependencias del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda, lo cual imposibilita la planificación a largo plazo de la infraestructura vial.

Desde el año 2000 la velocidad promedio a la cual nos desplazamos por el territorio nacional en carreteras cayó de 58 kilómetros por hora a 28 actualmente, lo que ha tenido un impacto directo en la inflación en varios departamentos, ya que los transportistas deben utilizar más tiempo y costos para mover la carga de los productos. Debido a ello, el Fondo Monetario Internacional estima que un aumento del 1 por ciento del PIB en infraestructura vial podría reducir la pobreza extrema de 23 a 18 por ciento.

Con el objetivo de cambiar el modelo de inversión y generar una Superintendencia de Infraestructura Vial, que le devuelva la capacidad técnica al Estado de planificar, licitar, contratar, supervisar, remunerar y regular la infraestructura vial, el pleno de diputados del Congreso de la República conoció el 17 de abril la iniciativa 5431 Ley General de Infraestructura Vial, que fue presentada por 15 diputados.

La semana pasada se llevaron a cabo algunas de las audiencias públicas que las Comisiones de Economía y Comercio Exterior, así como la Comisión de Comunicaciones, Transporte y Obras públicas realizaron, para recibir comentarios a la iniciativa y poder dictaminar en las próximas semanas.

Dentro de los temas que seguro serán objeto de discusión están la gobernanza de la institución, la naturaleza jurídica de los contratos, el mecanismo jurídico para permitir la expropiación para garantizar el derecho de vía cuando el Estado declare de utilidad pública un tramo de alguna carretera y la forma de financiar las carreteras, en el cual se considera que técnicamente una parte del impuesto a la distribución del petróleo podría ser una opción.

Sin duda alguna, el ejercicio que se está llevando a cabo por parte de ambas comisiones de trabajo ha sido positivo para la discusión de la ley y esperamos que, por el bien de todos, la iniciativa pronto sea aprobada y que tengamos una institución que se dedique exclusivamente a invertir en infraestructura vial, ya que este invierno seguramente destruirá las pocas carreteras que tenemos.

@jczapata_s

 

 


FUNDESA

10 Calle 3-17 Zona 10
Edificio Aseguradora General Nivel 5, Ala Sur.
Teléfono: +502 2331-5133
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
 


FUNDESA es una entidad privada no lucrativa, conformada por empresarios a título personal. trabaja para contribuir al desarrollo integral, sostenible y democrático en una economía de mercado y en un estado de derecho, mediante la consolidación de una organización independiente y representativa que tenga un enfoque propositivo, responsable y a largo plazo sobre los temas clave para el desarrollo de los guatemaltecos.