Índice de Democracia
 
ÍNDICE DE DEMOCRACIA
 
 
 
La democracia en un sistema político puede entenderse como el conjunto de prácticas y principios que al institucionalizarse logran proteger la libertad. Aunque en la academia y en el sector público ha sido difícil llegar a un consenso de su definición y medición, existe el común acuerdo en que, como mínimo, las características fundamentales de una democracia incluyen un gobierno basado en la regla de la mayoría y el consentimiento de los gobernados; la existencia de elecciones libres y justas; la protección de los derechos de las minorías; y respeto por los derechos humanos básicos. Así pues, la Democracia presupone la igualdad ante la ley, el debido proceso y el pluralismo político.
 
El Índice de Democracia, publicado por The Economist Intelligence Unit está compuesto por cinco áreas de evaluación: el proceso electoral y su pluralismo, el funcionamiento del gobierno, la participación política, la cultura política y las libertades civiles.
 
Los valores del índice se utilizan para ubicar a los países dentro de uno de los cuatro tipos de régimen:
  • Democracias plenas: puntajes mayores a 8
  • Democracias defectuosas: puntajes mayores a 6 y menores o iguales a 8
  • Regímenes híbridos: puntajes mayores a 4 y menores o iguales a 6
  • Regímenes autoritarios: puntajes menores o iguales a 4
 
Las Democracias plenas son países en los que no solo se encuentran las libertades políticas básicas y las libertades civiles respetadas, sino que también tienden a estar respaldados por una cultura política propicia para el florecimiento de la democracia. El funcionamiento del gobierno es satisfactorio, los medios son independientes y diversos. Existe un sistema eficaz de controles y equilibrios; el poder judicial es independiente y las decisiones judiciales son cumplidas a cabalidad.
 
En las Democracias defectuosas hay elecciones libres y justas y se respetan las libertades civiles básicas. Sin embargo, existen problemas de gobernanza, una cultura política subdesarrollada y bajos niveles de participación política.
 
En los regímenes Híbridos las elecciones tienen irregularidades sustanciales que impiden que sean libres y justas. Además, existe presión del gobierno sobre los partidos y candidatos de la oposición, así como también hacia los medios de comunicación y al poder judicial. La corrupción tiende a ser generalizada y el Estado de Derecho es débil.
 
Por último, los Regímenes autoritarios son Estados en donde el pluralismo político está casi ausente. Existen muchos abusos a las libertades civiles, en muchos casos aplicándose represión directa. Además, la independencia judicial no existe. En muchos casos los países clasificados en esta categoría son dictaduras.
 
 
 
 
 
 
 
En los resultados 2021, Guatemala se ubicó en la posición 99 de 167 países evaluados, retrocediendo dos posiciones respecto a la evaluación del 2020. El país recibió una calificación de 4.62 sobre 10, que representa 0.35 puntos menos que la calificación obtenida el año anterior. Por su calificación, el país pertenece a los regímenes híbridos junto con otros 33 países, representando este régimen el 20% del total de países evaluados.
 
El índice evalúa cinco categorías: 1) proceso electoral y pluralismo, 2) funcionamiento del gobierno, 3) participación política, 4) cultura política y 5) libertades civiles. Guatemala obtuvo su mejor puntuación en la categoría de proceso electoral y pluralismo (6.92), seguida por la categoría de libertades civiles (5.88). Sin embargo, su desempeño en las categorías de la participación política (3.89), funcionamiento del gobierno (3.21) y cultura política (2.50), evidencia un rezago importante para la democracia.
 
En la región, los países mejor evaluados son Uruguay (8.85) en la posición global 13 y Costa Rica (8.07) en la posición 20, seguidos de Chile (7.92) en la posición 25 y Brasil (6.86) en la posición 47. Por otro lado, aquellos con las peores calificaciones son Bolivia (4.65) en la posición 98, Guatemala (4.62) en la posición 99, Nicaragua (2.69) en la posición 140 y Venezuela (2.11) en la posición 151.
 
Es importante notar que Latinoamérica no solo es la región del mundo en la que la democracia ha experimentado un mayor deterioro en 2021, sino que además ha tenido el descenso más grande desde que se lanzó el ranking en 2006. Chile, cayó en 2021 al tercer lugar en la región, y ahora es considerado una democracia deficiente. Ecuador, México y Paraguay han pasado de la categoría de democracias deficientes a regímenes híbridos.
 
En 2021, el puntaje global promedio cayó de 5.37 en 2020 a 5.28 (en una escala entre 0 y 10), sufriendo la mayor caída anual desde 2010. La disminución en el puntaje de democracia global fue causada principalmente por las restricciones impuestas por los gobiernos del mundo con relación a las libertades individuales y las libertades civiles que se produjeron en respuesta a la pandemia del coronavirus.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

10 Calle 3-17 Zona 10
Edificio Aseguradora General
Nivel 5, Ala Sur.
Teléfono: +502 2331-5133
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.